Gracias al servicio de grúas en Calpe, muchos vehículos son remolcados de forma rápida porque estorban o no pueden realizar su desplazamiento de forma normal. Esto puede ocurrir por diferentes causas, por ejemplo, porque haya habido un accidente de tráfico, el conductor vaya en estado de embriaguez o simplemente porque se haya estacionado en un lugar prohibido.

Actualmente, un servicio de grúas en Calpe cuenta con distintos tipos de grúas para realizar los servicios de remolque, dependiendo del tipo de vehículo. A continuación detallamos los tipos que existen y cuándo se utilizan unos u otros.

Las grúas de remolque son las primeras que se fabricaron, pero cada día su uso es menos frecuente. Suelen utilizarse para remolcar vehículos comerciales, tractocamiones y vehículos que no dispongan de llantas delanteras o traseras o que no tengan colocado paragolpes trasero. El motivo de esta selección es porque su forma de anclaje con cadenas puede causar daños en el automóvil.

Las grúas de arrastre utilizan un elemento de metal denominado yugo para engancharlo debajo del tren delantero del vehículo o en el sistema de ruedas traseras. De esta forma, se asegura que la movilidad sea segura y no haya percances en el trayecto. Son elegidas para remolcar vehículos ligeros de forma fácil y rápida en los servicios de asistencia de accidentes con siniestros. Al no poseer cadenas, no existe riesgo ninguno de que el vehículo se dañe.

Las grúas con cama plana o camilla son las que más demanda tienen porque no ejercen ningún tipo de presión sobre el vehículo ni requieren que el coche se arrastre. Son llamadas también grúas de plataforma porque poseen una base de acero para transportar el vehículo. En función de la carga que necesiten llevar, así se elegirá una longitud u otra de este tipo de grúa.

En Grúas Filip prestamos servicios profesionales de grúas siempre pensando en el bienestar del vehículo.